Centralización y control en el marketing

La situación económica actual nos hace estar a todos con todos los sentidos alerta ante cualquier oportunidad, surja donde surja. Anteriormente cuando nos llovían las peticiones y nuestros presuntos clientes entendían que todo proceso de solicitud debía esperar su tiempo, ya que debía llegar la información al departamento adecuado y la persona responsable necesitaba su tiempo para informarse y entre el aluvión de ofertas abría una nueva carpeta con ese presunto nuevo cliente. Todo era manual y todos entendíamos que este proceso necesitaba su tiempo y dedicación. Cuando la persona responsable contactaba con el presunto cliente, éste había estado esperando su llamada dedicándose a su trabajo, ya que el negocio no le dejaba tiempo para dedicarse a otras cosas. Si estas dos personas llegaban a un acuerdo el presunto cliente pasaba a ser un cliente, uno más que seguramente entraría en un listado Excel y pagaría religiosamente a fin de mes y si fuera el caso entablaría una relación de amistad con la persona responsable cruzándose algún Christmas y recibiendo alguna foto de sus hijos.

Todo eso ha cambiado. La relación empresa-cliente también ha sufrido el encaje 2.0, pero aún muchas empresas siguen trabajando como anteriormente, pero teniendo resultados muy lejos de esa época dorada. Cada vez conseguir nuevos clientes se hace más complicado y la información que hay en la red de todo tipo de productos hace cada vez más inservible la figura del comercial mero tramitador de solicitudes de información. Los presupuestos se acortan y la necesidad de perfiles más pluridisciplinares requieren una ayuda “en la trastienda” que anteriormente realizaba un/a secretario/a pero que actualmente puede realizar una solución de CRM. Aquella pregunta típica de: “Te acuerdas que un día nos dijo tal cliente que le gustaba mucho el color azul, ¿como se decía?” o “Recuerdo un día que alguien pregunto por una línea de producto que no teníamos, ¿quién era?” Todas esas preguntas que esperábamos encontrar en un mail en la bandeja de hace años o en la memoria de nuestro compañero, hoy en día dada la rotación de personal o la poca paciencia por buscar, nos hace imposible ese escenario y en momento donde la rapidez cuenta, necesitamos una herramienta que nos ayude a tener centralizada toda la información, que al final es nuestro capital más preciado. Todo minuto que perdemos, nuestro presunto cliente ha recibido infinidad de impactos sobre productos o servicios que podrían complicarnos nuestra venta.

Cada vez se hace más incomprensible que las empresas no confíen en una solución como un CRM para tener centralizada la información e informar a clientes o presuntos clientes de aquello que les pueda interesar y tener toda la información a mano para que una venta nunca se pierda por llegar tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s