La Manzana, esa fruta segundona

Escuchar en formato podcast

Estos días ha vuelto a recordarme la barriga que quien manda aquí es ella. De vez en cuando me hace pararlo todo y centrarme en solucionar esos dolores. He aprendido a convivir con ello y adaptar mis hábitos para tener lo que le dicen bienestar, yo le digo más bien, olvidarme y vivir tranquilo sin pensar donde hay unos servicios. Es un sensor que se desarolla en todos los que sufrimos diferentes anomalías digestivas y seguro que muchos saben de lo que hablo.

Pero también hay otro elemento clave en toda esta historia, la manzana. La manzana es una fruta con muchísimas variedades con nombres además muy divertidos y muy populares, que todos conocen, pero carece de ese flow que tienen otras frutas que no sabes por qué se han autoposicionado como top. Puede ser que su peor carta de presentación sea ser una fruta recomendada cuando estás sufriendo un estadio de problemas gastrointestinales. Todos los nutricionistas recomiendan comer manzana al horno, es como el manjar del ser humano healthy. ¿Que me pasa a mi? Que cuando estoy mal de la barriga acudo a la manzana noche y día, me hincho de manzana, sobretodo Fuji o Reineta. ¿Qué gran nombre eh? A ver qué fruta tiene una variedad con un nombre tan personal, Reineta. ¿Y que me decís de Royal Gala? Que nombre con tanto glamour. Pero ese es el principal problema. Que asocio la manzana a estar enfermo y cuando estoy bien pienso, bueno, puedes comer otras frutas, no hace falta que comas manzana obligatoriamente, ¿por qué no pruebas una pera? ¿O unas fresas? O peor aún, unas ciruelas que te van fatal para el estómago, pero es igual, un día es un día. Además es una fruta que tiene una gran resistencia. La naturaleza es sabia y la hizo seguramente así para aguantar todo lo que sea hasta que llegue su momento. La ha hecho una fruta “Survivor”, sufrida. Es que le hechan además todas las culpas. Lo último, que sea la fruta prohibida. Pues no habrá frutas para escoger y cogen la fruta segundona para arruinarla más en la miseria. Y es que no tiene ni suerte en las expresiones populares. “Es la manzana podrida del grupo”. Vamos, es que la persona detestable es una manzana podrida. Pues no será mucho más fea una pera podrida que se vuelve toda arenosa, pues no, tenía que ser una manzana que aguanta carros y carretas. Como no se queja, como le cae todo a ella, pues no le vendrá de aquí.

Sólo hay una cosa positiva que tal vez pueda tapar todo y es que Apple la escogió como icono de su marca y nombre para revolucionar la tecnología y ser un estándar de diseño y elegancia. Ahí Steve Jobs estuvo bien, le dio un poco de chance, si no llega a ser por él, podríamos hablar de su extinción.

¿Cómo trabaja nuestro cerebro y es tan caprichoso? ¿Cómo realiza estas asociaciones ahí voluntariamente y sin control? Y te deja a expensas que el subconsciente decida por ti. Demasiadas cosas tenemos incrustadas en vete tu a saber dónde y nos hacen tomar decisiones sin ser nosotros los que llevamos el control. Pobre Manzana, quien decidió ese destino para ella. Ahora que está tan de moda, llamo a empoderar la Manzana. Ponerla en la lugar que se merece. En el olimpo de las frutas sexys. Manzana, vas a ser lo que quieras ser, que no te diga la gente lo que quiere que seas. Tu, Manzana, se tu misma y mírate con orgullo, que nunca más serás una fruta segundona.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s